miércoles, 16 de septiembre de 2009

Este 16 de Septiembre… la única razón para celebrar es el cumpleaños de mi madre.

Hace 59 años nació la bella mujer en la cual permanecí por 9 meses y pertenezco desde hace más de 20 años. ¡Felicidades doña Bertha! Como dirían los Beatles (a quien Berthita adora) … “ I know this love of mine will never die, and I love her”…

Ahora bien, alguien más celebra un cumpleaños, mismo que ha sido anunciado hasta el cansancio. Las respectivas televisoras (sí, las del duopolio vergonzoso) han gastado mucho dinero en crear anuncios publicitarios augurando felicidad en este aniversario número 199 de nuestra respetable y bien amada Patria. ¡Felicidades México! Si aún queda algo por lo cual felicitar.

Felicidades México por tus bellas montañas, por tus caudalosos ríos, por tu inmensa biodiversidad, por tus cálidas playas y por la majestuosidad de tus selvas y bosques. Perdón, por la sobre explotación de tus tierras, las guerras vividas, la falta de identidad, la carencia de igualdad entre habitantes y la ignorancia de los mismos, la mediocridad en la que te hemos guiado, las atrocidades cometidas por los políticos que se han proclamado los líderes de éste país y, sí, ahora confirmado aquello de que “el pueblo tiene el gobierno que merece”.

Sin dar más paso a la lista vergonzosa, por aquello de que sería bastante larga ¡Son casi 200 años! y cuidando mi salud personal, por aquello de las consecuencias que traen consigo los enojos, daré paso al tema que me tiene entretenida estos últimos días.
El manejo de la publicidad en éste nuestro adorado país, y para acotar un poco más, el que respecta a los anuncios televisivos.

Hace unos días, miraba un comercial que anunciaba un detergente(si mal no recuerdo), en el que se establecía un diálogo entre una Madre y su hija; en el que la niña hacía notar su admiración por su procreadora, al decir: “Mami, eres mi héroe”. Me reí y después le dije al televisor (sí, se lo grité un tanto eufórica al aparato ese) es “heroína estúpida” .

Después me senté frente al computador e hice notoria mi queja al publicarlo en facebook, entre los comentarios que apoyaban mi postura hubo uno que despertó mi atención: “Equidad de género señores publicistas” Sé que muchos dirán que me tomo las cosas en serio, no serán los primeros, mi familia ya se ha encargado de decírmelo muchas veces; pero cuando vivimos en un país que lamentablemente es educada a través de los medios de comunicación es lamentable saber que no se le da un uso correcto al lenguaje; y eso es solo para empezar porque hay tela de dónde cortar cuando uno se pone a analizar los comerciales tanto en Tv Azteca y Televisa (ajá! ¿y qué? No solo la culpa es de los que los crean sino de los que los transmiten)

¿Qué me dicen del comercial más misógino de los últimos tiempos? Aquel que anuncia shampoo y gel para “hombres de verdad”; verdaderamente hilarante.

En fin, sin meterme en la naturaleza de las implicaciones publicitarias, porque seguro podríamos argumentar que éstas solo general consumismo (aunque este término en economía no exista realmente); me importa la calidad; y no dudo que haya. Ya hace varios días Vale me hacía saber que los comerciales estaban mejorando en su calidad musical, y ahora Bimbo anunciaba unas donitas con una canción de los babasónicos como fondo y Shiny Toy Guys armonizaba otro sobre celulares (creo), me gusta la idea, pero cabe destacar el lado obscuro de la fuerza; también hay copias sutiles a temas musicales señores; ¿nunca han tarareado la música de un comercial y les ha parecido que la conocían desde antes? Sí, es muy probable que hayan escuchado el tema musical con anterioridad, y el que escuchan ahora en el anuncio publicitario sea una modificación sutil a la canción original, el cambio puede ser desde unas pocas notas a una modificación de los tiempos en las mismas.

¿Ejemplo? Entre los que mi oído apunta como tales, está uno de la comercial mexicana, en el que la letra es cambiada por obvias razones (vender la idea de ir a la comer) pero la melodía de la canción original permanece insistentemente. “All this things that i’ve done” de los no tan majestuosos pero si pegajosos The Killers”. Ese comercial me fue difícil de encontrar, así que se los dejo de tarea si es que acaso se sientan a ver televisión y no le cambian en comerciales.

El que si que tengo ejemplo es uno de Tecate, las notas han sido cambiadas, menos las dos primeras pues éstas permanecen intactas al tema original, pero los tiempos permanencen, negras en su mayoría; el espacio sonoro me parece que es prácticamente el mismo. Pero bueno, yo solo soy una simple mortal y dejo a su consideración tal presuposición. He aquí mis puntos de comparación.
Tecate contra el famoso tema musical proveniente de la película Requiem for a dream

Tecate





Con el perdòn de ustedes...presten solo atenciòn a la mùsica, debido a que alguien la utilizo para ambientar escenas del señor de los anillos. La puse porque creo que es la versiòn màs obvia para comparar.







¿Queja o dato curioso? Ambos, creo que resulta paradógico tomar un tema como el de los anuncios televisivos porque resulta algo banal y al mismo tiempo verdaderamente profundo; pues es solo un pequeño reflejo de la sociedad mexicana. Y la tela sigue siendo larga; así que
¡a cortar que tenemos para rato!…

Y como cantarían en mi nunca mejor citado comercial de bimbo: “Este es mi país y esta es mi gente”
Y solo por la nostalgia de recordar: “¡México, México! Eme-E-Acento-Equis-I-Ce-O!

4 comentarios:

  1. ah no si si digo, tambien hay un anuncio de fabricas que es como la cancion de young folks, los silbiditos simpre pegan duro, no les quedo padre

    ResponderEliminar